AmeriCup: Una posible despedida del “Grillo” con la Selección


Toda nación tiene sus referentes en el deporte y el baloncesto venezolano no es la excepción.  Tres NBA marcan la historia del país pero hay otros que sobresalen y son tan grandes como esas siglas. Un nombre: José Vargas.

“El Grillo” goza de una limpia y fructífera carrera en la Liga Profesional de Baloncesto (LPB) venezolana, esa que tiene un reciente título con la organización Guaros de Lara. Ha tenido la dicha, de acuerdo a sus propias palabras, de formarse como profesional a la par de su hermano Gregory y con él, deportivamente hablando, compartir las glorias de su país.

Ser parte de la Selección de Venezuela lo cataloga como “un honor, un privilegio que agradezco a Dios tener.  Lo he manejado desde el primer día con la misma humildad, las mismas ganas, el mismo enfoque”.  El mayor de los Vargas no contiene su emoción cuando de la historia con la camiseta Vinotinto se refiere, recuerda en detalle cada participación, cada torneo en los que además ha participado de forma ininterrumpida y con especial cariño habla del proceso desde 2013 hasta ahora.  No puede ser de otra forma pues con Nestor García, director técnico del combinado nacional desde 2013, ha cultivado una relación que va más allá de lo profesional y a él le atribuye gran parte de su madurez en el baloncesto, su forma de ver este deporte.

El torneo de 2015 quedó en el pasado para Vargas. Se enfoca en lo que viene, pues cada reto es distinto aún cuando sean los mismos rivales. Sin embargo, es inevitable ver lágrimas en sus ojos cuando habla de la que para él, ha sido la competencia más especial en su carrera: Preolímpico México 2015. Ahí, Venezuela clasificó por segunda vez en la historia a unos Juegos Olímpicos.

“Las Olimpiadas fueron otra cosa, algo único, pero nada se compara con lo que viví en el Preolímpico.  Realmente creímos que podíamos ganarlo, sabíamos que podíamos hacerlo, creímos en eso que trabajamos durante tanto tiempo. Compramos la idea de Néstor de jugar en equipo y para un país.  Nos convertimos en una familia de verdad donde no había individualidades, no importaba el “YO”.  Regalarle una alegría a Venezuela en momentos tan duros no tiene precio y lo logramos porque lo trabajamos, lo merecimos”.

No todo ha sido gloria, pues con la Selección ha habido derrotas, incomodidades, grandes sacrificios, duros momentos, pero sin duda todo lo compensa llevar en el pecho 9 letras: Venezuela. 

La voz se quiebra cuando hay que hablar de despedidas, y es que el capitán Vinotinto ya piensa en el retiro del combinado patrio. “Creo que este va a ser mi último torneo de América.  Estaré en las clasificatorias para el Mundial y dependiendo de lo que suceda, me retiro de la Selección. He sacrificado mucho a mi familia y ya debo encargarme de eso, de mis hijos, mi esposa, mis cosas personales. Son pendientes que he tenido abandonados”.

El legado

“El Grillito” tiene claro el legado desde el primer día. Cuenta con ilusión sus primeros pasos en el baloncesto profesional y recuerda a sus mentores con especial cariño: Alexander Nelcha, Hernán Salcedo, Richard Lugo, entre otros.

“Quiero ser lo que ellos fueron para mí, por eso trato de hacer lo mismo con los jugadores jóvenes, mostrarles cómo se ve el baloncesto hoy en día, cómo se juega en la Selección, cómo sentir el baloncesto de una manera distinta a como lo viven en sus equipos, es lo que yo trato de dejarle a ellos. Es una sensación única y especial representar al país, eso es lo que yo quiero que los muchachos vean y sobre todo seguir trabajando en equipo porque así es que pueden lograrse grandes cosas”.

José Vargas está consciente de lo duro que será este torneo pues hay bajas sensibles, hombres que han sido columna vertebral de los últimos años victoriosos de la Selección y hoy no están. Pero van paso a paso con la mente de ir a ganar, pues sabe que los triunfos conseguidos han ayudado mucho al país a olvidar, aunque sea por un momento, las dificultades que atraviesa Venezuela.

Por: Meche Celta

Comentarios

comentarios